Plymouth

Walter Chrysler era, en 1918, uno de los principales fabricantes de automóviles de Norteamerica. Su compañía fabricaba principalmente coches de alta gama (y alto precio), como las marcas Imperial, Chrysler y Dodge. Ford y Chevrolet copaban la gran mayoría del mercado de los automóviles de bajo precio en los Estados Unidos. Por esta razón, cuando Walter Chrysler anunció en 1926 que introduciría una nueva marca para competir con los dos gigantes, Henry Ford le auguró la bancarrota.
Según rezaba la publicidad en el momento de su presentación en el Madison Square Garden de Nueva York el 7 julio de 1928, Plymouth recibía su nombre de la ciudad británica de la que partieron aquellos que fundaron el estado de Massachusetts en el siglo XVII, como logotipo de la compañía se eligió el barco de estos emigrantes, el Mayflower. Estos colonos representaban la resistencia, la honestidad, el emprendimiento, la determinación y la libertad con la que la nueva marca iniciaba su actividad.

El primer diseño de la marca, el Modelo Q, aún conocido como Chrysler-Plymouth, sin ser un automóvil revolucionario, ofrecía una serie de elementos que le colocaban un peldaño por encima de los dos grandes. Los frenos hidráulicos que venían siendo utilizados por Chrysler desde 1924, junto a un motor con pistones de aluminio y engrase a presión, hacían del modelo derivado del Chrysler 52 un vehículo moderno y atractivo para el gran público, que era recibido en la amplia red de concesionarios del grupo por unos entusiastas comerciales vestidos de colonos. La acogida fue magnífica y en su primer año de producción salieron de la nueva factoría de Detroit, que por cierto fue construida en apenas tres meses al tiempo que se fabricaban los coches, mas de 66.000 unidades del nuevo Plymouth.
Su fabricación apenas duró medio año, concretamente hasta el 4 de febrero de 1929.

Logo Plymouth

Plymout Q Roadster (1928)

U (1929)

En 1929 el modelo Q fue sustituido por el modelo U. En este año desapareció la denominación Chrysler de la marca para pasar a ser solo Plymouth, y por primera vez se utilizó un nuevo motor de 4 cilindros diseñado enteramente por Chrysler, ya que tanto el Modelo Q como el Chrysler 52 del que derivaba usaban un motor de origen Maxwell, otra de las marcas del grupo.
Este nuevo 4 cilindros de válvulas laterales tenia unas cotas de 92x108 mm, lo que daba una cilindrada total de 2.874 cc, que gracias a los pistones de aluminio y a una relación de compresión de 4,6:1 ofrecía una potencia de 45 CV a un relajado régimen de 2.800 revoluciones. EI robusto cigüeñal giraba sobre tres apoyos y la alimentación corría a cargo de un carburador Carter vertical colocado en el lado derecho del motor. La versión destinada al mercado americano montaba el carburador Carter 103-S, mientras que la variante de exportación adoptaba el Carter 131-S. El encendido, cuya posición había sido modificada respecto al modelo anterior, pasaba a estar situado completamente vertical en la tapa delantera de la tapa de la distribución. También el colector de escape había sido rediseñado para salir por la parte delantera del motor. La refrigeración era por termosifón, con lo que se eliminaba así un elemento engorroso como la bomba de agua.

El bloque motor, fabricado en una sola pieza, iba unido a una caja de cambios de 3 velocidades con freno de mano flotante que actuaba directamente sobre un tambor situado a la salida de la misma. Las ruedas de madera contaban con un buje solidario con los tambores de frenos, que por supuesto seguían siendo un elemento diferenciador de la marca, ya que Ford y Chevrolet aun tardarían casi una decada en ofrecer un sistema hidráulico de frenado.
En el aparrado estético, apenas hubo variadones respecto al año anterior, incluyendo un elemento curioso, novedoso y diferenciador de la competencia denominado como radiador oculto, de manera que gran parte de la calandra del radiador quedaba escondida bajo el capó, con lo que tan solo podía verse una fina línea cromada. No debió resultar un gran éxito, ya que al año siguiente desapareció para dar paso a un radiador convencional en el que toda la calandra cromada quedaba a la vista.

En este año se ofertaron un total de siete carrocerías diferentes con las que abarcar la totalidad de la potencial clientela de un automóvil dedicado al gran público. Desde un sencillo roadster al más lujoso sedán de 4 puertas y 6 ventanas. En total, entre enero del 29 y abril de 1930 se produjeron un total de algo más de 108.000 unidades del modelo U, haciendo que en su segundo año en el mercado Plymouth se situara en décima posición en el ranking de fabricantes norteamericanos.

Plymouth U Roadster (1928)

Cadena de montaje Plymouth (1929)

30U (1930)

En su presentación al público el 10 de mayo de 1930, el 30U tenía seis estilos de carrocería, incluyendo un sedán de cuatro puertas, un sport roadster con ahítepudras, un phaeton, un coupé, un coupé con ahítepudras y, algo nuevo en la línea Plymouth, un verdadero coupé convertible con ahítepudras. La producción del Modelo 30U comenzó el 5 de abril de 1930.
Como era práctica de Chrysler en ese momento, el 30U no llevaba la designación de un año modelo: durante los primeros dos meses y medio el automóvil era modelo 1930, luego el 1 de julio, con el número de serie 1530245, el auto se convirtió en modelo 1931, que es cómo permaneció el 30U hasta el final de la producción el 8 de junio de 1931.
El modelo 30U disfrutó de una producción de 14 meses, una de las más largas en la historia de Plymouth (superada por el P15 construido desde finales de 1945 hasta la primavera de 1949), pero fue uno de los pocos Plymouth durante muchos años donde las ventas no superaron las del año anterior. Para cuando las últimas 30U salieron de la línea de ensamblaje, solo se habían construido 75,510 automóviles (las secuencias de números de serie dan una cifra de 75,513 mientras que las cifras de producción de la carrocería muestran solo 75,208 unidades, pero esa cifra no incluye el chasis desnudo), una producción considerablemente menor que la del Modelo U.

Plymouth 30U Roadster (1930)

Barracuda (1964)

El 1 de abril, de 1964 Plymouth presentó el Barracuda, versión deportiva derivada de la berlina Valiant. Exhibía una carrocería fastback, sin montante central y con una enorme luneta posterior panorámica. Estaba disponible con dos motores: un 6 cilindros en línea (3,7 litros y 145 CV) y el V8 Commando 273 (4,5 litros y 180 CV).
En 1965 el paquete opcional Formula S incluía preparación del motor V8 Commando 273 (230 CV) y suspensiones más firmes.
Nuevo estilo en 1967: la parrilla y los faros iban encastrados en el frontal y la luneta posterior era de menor tamaño. La oferta se amplió a tres carrocerías: Fastback Coupé, Hardtop Coupé y Convertible.
En 1968 se incrementó la gama de motores V8, con tres variantes de 5,2; 5,6 y 6,3 litros. La opción Formula S también incluía una caja manual de cuatro relaciones y otra automática.

El Cuda 340 se convierte en 1969 en la versión más deportiva de la línea Barracuda. Incorporaba un motor potente, cambio manual de cuatro relaciones, suspensiones firmes y ruedas anchas.
Con modificaciones en el frontal y la zaga, la oferta del Barracuda se dividió en 1970 en la versión estándar, el Gran Coupé y el Cuda, cada una de ellas disponible con carrocería Hardtop Coupé y Convertible. La serie de motores contemplaba un 6 cilindros en línea y diferentes variantes del V8.
En 1973 recibió pequeños retoques decorativos y la desaparición del motor de 6 cilindros marcó el final del Barracuda. Este año sólo estaba en el mercado la versión Hardtop Coupé con el motor (2 litros y 150 CV).

Plymouth Barracuda de 1968

Plymouth Cuda 340 de 1971

Hemi Superbird (1970)

Reconocible por su exagerado alerón posterior (de más de 64 cm) y el afilado morro de plástico, el Hemi Superbird era un modelo desarrollado específicamente para la NASCAR y construido para que el legendario Richard Petty volviera a competir con Plymouth. Se trataba, en realidad, de la contestación al todopoderoso y no menos espectacular Dodge Charger Daytona, ambos del grupo Chrysler.
Bajo ese aspecto, contaba con un V8 426 y una caja automática capaces de transmitir sus 425 CV. La misma temporada de entrar en escena (1970) obtuvo 38 victorias en la NASCAR, por 10 de Ford. Se construyeron 1.920 ejemplares, cifra que coincidía con el número de distribuidores de la marca en Estados Unidos.

Pliymouth Hemi Superbird