ISO

La Iso Motor Italia S.A.E. se constituyó en abril de 1951. El capital mayoritario era del empresario Sinforiano Echeverría y la empresa italiana también tenía un porcentaje de la sociedad. En sus comienzos, Iso fabricaba motos bajo licencia en su factoría del barrio madrileño de Carabanchel (Madrid), situada en el número 5 de la plaza Águeda Díez. En sus instalaciones de 12.000 metros cuadrados, a las motos se sumaron desde 1954 los Isocarro, ruidosos triciclos de carga que siguieron en producción hasta 1962, con un total de 25.000 unidades construidas.

Ante el auge de los Biscúter y demás autos de tamaño reducido, en Iso decidieron lanzarse a la producción del Isetta. Para ello, llegó de Italia el ingeniero Carlo Bergese, quien se encargó de organizar la puesta en marcha de su fabricación.
La manufactura artesal del minicoche comenzó el mes de enero de 1957, si bien en 1956 se importaron y matricularon algunos ejemplares. De estilo similar al del Iso Isetta italiano, contaba sin embargo con un gran porcentaje de componentes de producción española, que permitieron fijar el precio de venta en 55.000 pesetas. A lo largo de su vida comercial, el Isetta recibió numerosos apelativos, como el huevo, el coche burbuja o el cogebaches. Los primeros eran obvios, mientras que el tercero tenía que ver con la diferencia que presentaban las vías delantera y trasera, que hacía casi imposible no pillar cualquier obstáculo de la carretera pasándolo por encima: si no era con las ruedas delanteras, era con las traseras.

Lógicamente, ese peculiar diseño tenía un fundamento: eliminar el diferencial. De esta manera, el puente posterior estaba constituido por un bloque formado por la caja de cambios y el eje de transmisión. Este último, muy corto y con juntas elásticas, recibía el movimiento de una cadena doble en baño de aceite. El cambio tenía cuatro relaciones hacia delante y marcha atrás. Posteriormente, la variante Isettacarro sí incorporaría diferencial y dos semiejes.
Como exigió Rivolta, el motor era el bicilíndrico de dos tiempos refrigerado por aire, patente Puch, con los pistones en paralelo y unidos a una sola biela en Y y una cámara de combustión común. En la práctica era un diseño verdaderamente eficiente, comprobándose que tenía un rendimiento superior y un consumo menor en comparación con otros bicilíndricos.
Los ejemplares italianos montaban el motor Iso 200 de las motos, mientras que los españoles llevaron la variante superior de 236 cc y 9,5 CV a 4.500 rpm.

Pero al margen del ingenio vertido en su diseño, el Isetta era en sí un coche práctico y una respuesta concisa y concreta a las necesidades del momento: un vehículo urbano, ágil, sencillo, fácil de conducir, fiable, barato de mantener y, sobre todo, suficientemente capaz de trasladar a dos personas llaneando a 70 km/h. En resumidas cuentas: un punto intermedio entre una moto y un turismo.
Pero a pesar del entusiasmo inicial, su demanda fue menor de lo previsto. Es probable que le afectase el miedo escénico a tener un vehículo tan raro y que llamase tanto la atención, así como el hecho comprobado de que los coches con ruedas demasiado pequeñas nunca se han vendido bien en España. En aquel momento, la mayoría prefería gastarse los ahorros en una Vespa o en cualquier moto de 125 cc, que valían la tercera parte y había facilidades para pagarlas a plazos. Así se explica que hasta 1961 sólo se fabricasen en Carabanchel en torno a mil Isetta, siendo 1958 su año de mayor venta.

En 1961, el panorama automovilístico español se hallaba inmerso en una gran revolución. Presentaba a un Seat 600 en plena proyección y, como consecuencia de ello, él solito mandaba al más absoluto ostracismo al pequeño universo de microcoches que había nacido a la estela de los Isetta, Biscuter, PTV, Kapi, Triver, etc... Para entonces, Iso Motor Italia había pasado a ser Borgward Iso Española. Pero ni las cuentas cuadraban ni el futuro se veía con optimismo. Así es que los talleres madrileños cerraban sus puertas aquel mismo año, después de haber lanzado al mercado más de dos mil Isetta.

ISO

ISO Isettacarro

ISO Isetta 200 (1958)