Apal

Edmon Pery fue un automovilista autodidacta belga que ya desde principios de los años 50 había creado diferentes carrocerías plásticas sobre Amilcar, DKW y Volkswagen. El salto a una producción más o menos seriada lo dio a inicios de los años 60, cuando se asoció con M. Vidick, un experto en materiales de fibra, y creó la marca Apal (Application Polyester Armé de Liège).
Para el diseño de su primer producto de venta al público contó con la asesoría de la empresa carrocera francesa Chappe Frères et Gessalin, conocida por haber sido la fabricante de los primeros Alpine A-106 de los años 50. Como tantos otros modificadores de VW, Pery se basó en Las líneas de Porsche para dar un aire más deportivo a su creación, concretamente se inspiró en los Porsche 356 Carrera GTL creados por Abarth en 1959. Estos estaban carrozados en aluminio (dado que fueron destinados a la competición), pesaban tan solo 778 kg y tenían la misma batalla que los Porsche 356 de calle (2.100 mm). El Apal Coupé, sin embargo, utilizaba la plataforma del Volkswagen Escarabajo (con una batalla de 2.400 mm), por lo que Edmon Pery modificó el diseño del Abarth de puertas hacia atrás, creando una sugerente zaga afilada y musculosa inspirada en la trasera de los Jaguar E-Type que acababan de ser presentados.

Entre 1962 y 1965 se fabricaron 150 unidades de este sugerente coupé, de las cuales 120 estaban basadas íntegramente en la base del Escarabajo, con diferentes terminaciones.
Desde la modesta versión de serie 1200 de 34 CV, pasando por la 1200 S de 47 CV que incluía doble carburación y cuatro frenos de disco, hasta la 1300 TVS de 55 CV con preparación Okrasa, también con frenos de disco y que alcanzaba los 160 km/h de punta, gracias a su contenido peso de 680 kg. Las 30 unidades restantes del Apal Coupé recibieron mecánicas Porsche 356 (tipo 616/7), de 1.600 cc y 90 cv, además de caja de cambios, ejes, llantas e instrumentación también de origen Porsche, aunque en estas versiones más deportivas el peso total ya llegaba a los 720 kg.

Aun con todo, los Apal eran entre 80 y 100 kg más ligeros que los Porsche de competición, de manera que Pery no dudó en alinear sus creaciones en participaciones deportivas de la época, obteniendo notables triunfos en el campeonato de Rallyes de Bélgica. También participaron en la prueba Lieja-Sofía-Lieja de 1962 y 1963, pero en este caso con sendos abandonos. Y sin duda Edmon Pery debía tener buenos contactos con las marcas alemanas, pues desde Porsche aceptaron el uso de mecánica y diseños, y los componentes Volkswagen los recibía nuevos del importador oficial para Bélgica, Roland D´Ieteren.

La vida de la marca tuvo muchos altibajos. Tras la producción del coupe, se especializó en coches de carrera de la fórmula V a partir de 1966, para asombrar dos años más tarde con el Horizon, un coupé con motor central derivado del Volkswagen 1600. Llevaba faros delanteros dobles, cubiertos por un pieza de poliéster, y para su versión de serie fue prevista la instalación de un motor retocado del Renault 16TS con 95 CV y la suspensión independiente a las cuatro ruedas.
Al mismo tiempo, Apal también empezaba a preparar automóviles especiales, como un automóvil abierto sobre base Volkswagen o un Renault 4 sin puertas ni techo. Después de un desastroso incendio en las instalaciones, y cuando todo el mundo creía que Apal ya no renacería, la marca presentó a principios de los setenta una gama de buggies. Mientras que la versión base se importó de los Estados Unidos, ligeramente retocado para el mercado europeo, del modelo normal de dos plazas se lanzó una versión propia de cuatro plazas llamado Auki y el deportivo Spider Corsa. La producción alcanzó más de cinco mil unidades, todo un éxito.

En 1981, ofreció otra sorpresa: una réplica del Porsche Speedster 356. Apal consiguió en 1980 el derecho de fabricación del modelo californiano Intermeccanica. Pero la versión americana no cumplía todas las normativas europeas, con lo que Apal empleó bastante trabajo en adaptarlo. Este coche llevaba un bastidor recortado y reforzado del Volkswagen Escarabajo y el motor procedía del VW 1303, un 1.600 cc con 50 CV de potencia. Curiosamente, fue en Japón donde registró mayor éxito de ventas.
En 1985, Apal mostraba en el Salón de Frankfurt el modelo Francorchamps, nombre escogido en honor al circuito de competición de la ciudad de Spa. El vehículo era lo que se denomina un targa-coupé, con techo rígido desmontable, un interior para dos ocupantes y la mecánica procedente del Mercedes-Benz 190. Mientras que en la parte trasera se mantenían los grupos ópticos del Mercedes, el frontal era completamente nuevo, y de hecho muy atractivo. Apal también desarrolló el bastidor, con bastantes refuerzos en la zona delantera y trasera a base de perfiles cuadrados.
Los primeros dos prototipos incorporaban un motor Mercedes de 122 CV, pero se trabajaba en una versión más potente de 185 CV con el fin de alcanzar los 250 km/h de velocidad.

Durante algunos años el Francorchamps se anunciaba en revistas y catálogos de automóviles, se prometía una fabricación en serie limitada de no más de sesenta unidades al año y se hablaba de una importante clientela en los Estados Unidos. Todo indica que muy pocas unidades se construyeron finalmente.